Llámenos para reservar su mesa. +351 21 381 14 01 Reservaciones en línea
La hábil "curadoría" constituye el corazón de CURA, donde el chef con estrellas Michelin y "curador culinario" principal, Pedro Pena Bastos, selecciona sus ingredientes tan meticulosamente como un artista elige sus pinturas, basándose en la rica paleta regional de ingredientes de temporada de Lisboa para crear platos artesanales de gran profundidad, sabor y significado.

Horario

Cena
19:00 – 22:30

Platos distintivos

  • Calamar

    Avellana, bergamota, mantequilla de algas marinas asadas, caviar ossetra

  • Higos

    Remolacha, limón verde, musgo de reno

  • Serviola

    Pimientos, té, corazón de lechuga, polen, girasol, cerdo curado, melón, shiso

  • Algarroba y ajo negro, huevo y miel, frambuesa y lavanda
  • Cordero merino

    Membrillo, hierbabuena silvestre

  • Salmonete

    Brassicas, perejil, azafrán

Conozca a nuestro equipo

Pedro Pena Bastos

Chef del restaurante
En esta cocina abierta, el Chef está decidido a aportar “más alegría y alma” al menú de CURA en comparación con la que suelen ofrecer los platos de gastronomía fina. Trabaja con pequeños proveedores locales para obtener ingredientes de exquisito sabor y excelentes condiciones, y consigue otros como el crujiente musgo de reno, la carne marmoleada de los cerdos ibéricos de Alentejo y “los mejores garbanzos que se pueden encontrar” directamente de la naturaleza. Su menú destaca aproximadamente una docena de platos a la vez, que cambian con las estaciones, y él intenta trabajar con solo dos o tres ingredientes a la vez “y un cuchillo realmente afilado”, para garantizar que los clientes degusten la comida tal y como debe saber.

“Consideramos todo cuidadosamente para mantener la atención en la comida. Esa es nuestra inspiración; lo más destacado de todo lo que hacemos”.

Diogo Lopes

Chef pastelero del restaurante
El interés en el arte de la repostería del Chef pastelero Lopes del restaurante CURA se remonta a su niñez en Portugal. Un “niño regordete” con mucho apetito, observaba a su madre y a su abuela en la cocina y empezó a preparar sus propios platos sencillos. “Pensé, ‘Me encanta comer, quizás debería cocinar’. Muchos niños decían cosas así, pero yo lo decía en serio”. Su sueño se hizo realidad, y hoy su postre de algarroba y ajo negro, huevo y miel, frambuesa y lavanda es el final perfecto del menú Meia Cura de CURA.

“Valoramos verdaderamente los momentos privados que pasamos con los clientes. A las personas les gusta tener una conexión con la cocina, y siempre es bueno que nos recuerden para quién trabajamos”.

Otros restaurantes