Los niños disfrutarán del jardín Rose Kennedy Greenway, entre chapoteaderos y el área de juegos del malecón, a las orillas del río Charles.

Como una de las ciudades más antiguas de Estados Unidos, en Boston la historia y la diversión van de la mano. Pero Boston es mucho más que un destino para viajes educativos: en esta ciudad cultural abundan los vecindarios vibrantes, museos de clase mundial, equipos profesionales de renombre y una deliciosa escena gastronómica de Nueva Inglaterra, que toda la familia podrá disfrutar.

Ubicado estratégicamente en el centro de la ciudad, Four Seasons Hotel Boston ofrece fácil acceso a las principales actividades familiares. Y como la ciudad es relativamente compacta, los viajeros pueden visitar atracciones múltiples en un solo día, incluso con niños.

Recorran la Ruta de la Libertad
Explorar la Ruta de la Libertad (Freedom Trail) es una actividad imperdible, aunque es probable que las familias con niños deban repartir los cuatro kilómetros que la conforman en varias etapas. Este recorrido por calles adoquinadas comienza a unos cuantos pasos del hotel, en Boston Common, y termina en el USS Constitution, navío que guerra transformado en museo. Guías portando atuendos típicos del siglo XVIII narran la historia de la Revolución Americana durante este paseo con una duración estimada de 90 minutos. 

Turismo verde
Boston ofrece una variedad de parques ideales para explorarlos con niños. Boston Common cuenta con un área de juegos, carrusel y el Estanque de las Ranas (Frog Pond), que funciona como pista de patinaje sobre hielo durante el invierno y como chapoteadero durante el verano. Cruzando la calle, en el Jardín Público de Boston (Public Garden), visiten la adorable estatua de los patitos, basada en el popular libro infantil Abran paso a los patitos, o naveguen por la laguna en una tradicional barca en forma de cisne. En el jardín Rose Kennedy Greenway encontrarán chapoteaderos y canales cerca del extremo norte, mientras que los chicos corretearán felices en el área de juegos del malecón (Esplanade) a las orillas del río Charles.

Den un paseo en pato 
Entre marzo y noviembre, recorran la ciudad abordo de un vehículo anfibio de Boston Duck Tour (conocido por los bostonianos como pato) el cual no solo pasea por las calles de la ciudad, sino que también navega sobre el río Charles. Sus guías se aseguran de mantener entretenidos a los chicos mientras muestran lo mejor de la ciudad. Puede reservar un paseo privado con salida y regreso en el propio hotel.

Four Seasons Hotel Boston

Reservar ahora

Apoyen a los Medias Rojas 
Los campeones de la Serie Mundial de béisbol son adorados en Boston. Si su visita coincide con un partido de los Medias Rojas, asegúrese de comprar sus boletos con tiempo y disfrutar del contagioso ambiente. De no ser posible, vale la pena apuntarse para un recorrido por el legendario Fenway Park, actividad disponible todo el año entre las 9 am y las 5 pm. 

Aprender jugando
El Museo de Historia Natural de Harvard, localizado en el vecino suburbio de Cambridge, alberga exhibiciones para chicos y grandes. De vuelta en Boston, el Museo de Ciencia y el Museo Infantil de Boston ofrecen exhibiciones interactivas y actividades para los chicos. En Legoland los chicos podrán apreciar versiones en miniatura de las principales atracciones de Boston. Y el Teatro Infantil de Boston ofrece obras aptas para toda la familia basadas en cuentos infantiles famosos. 

¡Al agua!
Si quieren una aventura marina, aprovechen las excursiones durante la temporada de observación de ballenas, de marzo a octubre, a bordo de catamaranes que salen a toda velocidad desde el muelle central en Boston al santuario marino Stellwagon Bank, una zona de alimentación para delfines, aves marinas y -por supuesto- ballenas. Si prefiere quedarse en tierra firme, puede aprender sobre las especies marinas en el muelle, tales como langostas, erizos de mar, cangrejos y estrellas de mar. Deje tiempo en la agenda, para recorrer el Acuario de Nueva Inglaterra es famoso gracias a Myrtle, una tortuga marina de 80 años que pesa 230 kilos. 

Pruebe la cocina de Nueva Inglaterra
Deténganse para almorzar en el famoso Quincy Market Colonnade en el centro comercial Faneuil Hall, que es parte de la Ruta de la Libertad, donde podrán escoger de entre 36 establecimientos de comida internacional, desde macarrones con queso hasta sopa de almejas. Probar comida fresca del mar, es parte fundamental de una visita a Boston, además de que a los chicos les encantará abrir sus propias ostras. Para la cena, disfruten una suculenta mariscada (Seafood Sampler) en The Bristol Lounge del hotel. O bien, prueben el asado de langosta de Nueva Inglaterra en Aragosta BAR + Bistro, que asa a las brasas langosta, papas, almejas, chorizo y maíz directamente en la mesa. 

Un dulce final
No hay mejor cierre dulce que disfrutar de un helado en Boston, la cuna de una serie de lugares indispensables: J.P. Licks, Emack & Bolio’s, Toscanini’s, Christina’s Homemade Ice Cream, que compiten por ser el mejor. De vuelta en el hotel, los niños pueden disfrutar de una clase para preparar deliciosas galletas los sábados por la tarde.

Four Seasons Hotel Boston

Reservar ahora