Las cristalinas aguas azul turquesa que rodean la isla, ofrecen innumerables opciones para practicar actividades acuáticas y submarinas en Bora Bora.

Islotes enmarcados de arena, playas apacibles, picos frondosos… son muchas las imágenes que nos vienen a la mente cuando pensamos en Bora Bora, pero probablemente la más recurrente es la del mar azul turquesa que rodea la isla. Este paraíso de la Polinesia Francesa ofrece lo mejor del Pacífico y en el Four Seasons Resort Bora Bora existen muchas maneras para disfrutarlo. Aquí, dedicar un día a actividades acuáticas es interactuar con una plétora de vida marina o caminar por el fondo de la laguna durante una sesión de buceo con casco, además de que podrá surcar las olas a bordo de un crucero privado o practicando windsurfing.

Para complementar su escapada marina, reserve el paquete Ashore Afloat, a través de cual se hospedará —durante seis noches como mínimo— en dos de las opciones más lujosas del hotel: una cabaña sobre el agua y una villa frente al mar. Un paseo educacional interactivo por el arrecife de coral frente al resort acompañado por un biólogo marino, así como desayunos al aire libre en Tere Nui, también están incluidos en el paquete.

Con tantas cosas para ver y hacer —sea dentro o fuera del agua— es difícil saber por dónde comenzar. Así que siga este itinerario para disfrutar de las mejores vacaciones frente al mar.

Sumérjase desde su cabaña sobre el agua

La cabaña Premier Suite sobre el agua y con vista a las montañas es la estancia ideal para la primera mitad de su retiro marino. La brisa cálida del Pacífico Sur sopla libremente por sus espacios abiertos y el baño privado conecta con una amplia terraza de madera rodeada por la laguna prístina.

Tras desayunar frente al mar en Tere Nui, el biólogo marino del resort, Oliver Martin, le explicará cómo funciona el ecosistema que alberga la flora y la fauna de Bora Bora. Continúe su exploración submarina en el Santuario Laguna Ruahatu, hogar de más de 100 especies de vida marina, y aprenda las más novedosas técnicas para injertar corales. 

Como seguramente la temperatura seguirá siendo perfecta y el agua lo suficientemente clara como para salirse de ella, dedique la tarde a realizar más actividades acuáticas, como una sesión de buceo o un paseo en submarino. Los más intrépidos pueden darle de comer a los tiburones y las mantarrayas. En el arrecife que se ubica frente a la playa del resort se congregan tiburones de punta negra, las majestuosas mantarrayas y los misteriosos tiburones limón. Observe cómo un grupo de buzos tahitianos alimenta a estas criaturas, desde la superficie o bajo el agua.

Retorne a su cabaña justo a tiempo para observar el sol ocultarse detrás del volcán Monte Otemanu y disfrute de una cena gourmet preparada por un chef del hotel en su terraza privada.

Four Seasons Resort Bora Bora

Reservar ahora

A la mañana siguiente, responda al llamado del océano comenzando el día con chapuzón en la laguna desde su terraza. Tiene suficiente tiempo para tomar un lección de surf de remo o manejar una moto acuática sobre las olas antes de embarcarse en un crucero privado durante medio día. Personalizado según sus preferencias, puede explorar los jardines de coral o simplemente realizar un apacible recorrido por la laguna.

Esta noche, la cena incluye un espectáculo: danzantes de fuego polinesios mantendrán a toda la familia entretenida durante un banquete en la Playa Otemanu.

Dedique su último día en la cabaña embarcándose en una emocionante expedición de pesca deportiva. Bajo la supervisión de un experto local, enganche un marlín azul, un dorado, un delfín, un atún barrilete e incluso una barracuda y, como premio a su ardua labor, pida al chef que cocine su pesca en alguno de los restaurantes del resort.

Relájese en una villa frente al mar

Dedique la segunda mitad de su viaje a enamorarse de Bora Bora hospedándose en una de las amplias villas de dos recámaras frente al mar. Un jardín privado recrea un paraíso personal en el cual puede relajarse en su piscina privada o en un hamaca a la sombra. Ubicadas a unos cuantos pasos de la playa privada del resort, cada villa ofrece una panorámica sin igual y acceso fácil a la laguna.

Las mañanas son para relajarse. Solo vale la pena abandonar el camastro de su villa para recibir un tratamiento de tres horas en la exclusiva Kahaia Spa Suite. Diseñado para parejas, este espacio sobre la laguna está rodeado por valles de flores tropicales. Reserven cualquier combinación de tratamientos rejuvenecedores y relájense juntos en este paraíso sobre el agua.

Al atardecer, aborden un yate privado para admirar el Monte Otemanu bajo las estrellas. Disfruten de una copa de champaña y sushi fresco bajo las estrellas, antes de regresar a su villa para un chapuzón nocturno.

Nadie debe visitar Bora Bora y no interactuar con la comunidad isleña. Por eso, el último de sus cruceros privados es abordo de una lancha rápida y con destino a Vaitape, la principal ciudad de la isla. En este puerto abundan los souvenirs, tiendas de perlas negras, artistas y gente amigable. Camino a casa, tiren ancla para dedicar un rato a nadar al atardecer.

El mar promete una apacible velada para despedir su viaje. Disfruten de una cena a la luz de las velas en su villa o reservando alguna de las cenas románticas Taurua. Sea en la playa del resort o en la isla privada Sunset Motu, la champaña y deliciosa cocina de la Polinesia Francesa combinarán a la perfección con el romántico vaivén de las olas.

Four Seasons Resort Bora Bora

Reservar ahora