Rodeo Drive, es la exclusiva dirección de lujo y compras en Beverly Hills, que ha sido retratada por múltiples películas.

A unas cuantas cuadras del hotel se encuentra Rodeo Drive, meca de la moda de alta costura y joyería fina. Visite las esplendorosas tiendas bandera de Cartier, Chanel, Fendi, Prada, Jimmy Choo, Louis Vuitton y Van Cleef & Arpels, sea por su cuenta o acompañada de un estilista personal contratado por el hotel. En la misma zona también se encuentra la boutique Taschen, diseñada por Philippe Starck, en la cual abundan libros sobre fotografía, diseño y arquitectura. Aquí la atmósfera se asemeja más a la de una galería de arte que a la de una librería. Si hacer ejercicio es una de sus pasiones, visite Niketown, un emporio del calzado de más de tres mil metros cuadrados dedicados a todo tipo de calzado deportivo y equipo para gimnasio. Y por si fuera poco, unos cuantos pasos del hotel se encuentra Barneys New York. Culmine la jornada recompensando su paladar en Sprinkles, donde puede ordenar (y recibir) un cupcake de terciopelo rojo recién horneado directamente de un dispensador que funciona día y noche.

A Four Seasons Hotel Beverly Wilshire in Beverly Hills

Reservar ahora

Después de un exitoso y agotador recorrido de compras, regrese al spa del hotel y déjese consentir de pies a cabeza. El paquete Suite Life incluye un crédito de $1,000 el cual puede ser utilizado en el spa o el restaurante, así que reserve el tratamiento Diamond Luxury Lift, que incluye un facial antienvejecimiento en el cual se utiliza cuarzo cortado con diamante para aplicar un masaje focalizado, así como un tratamiento corporal que incluye una exfoliación con cítricos y una mascarilla que hidrata y deja la piel radiante. No deje de visitar el baño de vapor, en el cual se sentirá bajo una noche estrellada gracias a una colección de luces de fibra óptica que cambian de color en el techo. Para consentir sus uñas, visite el exclusivo Nail Bar del spa, una suite dedicada a manicuras y pedicuras.  

Una vez rejuvenecida y relajada, es tiempo de deslumbrar a Beverly Hills. El coctel She’s Not My Niece servido en el lounge Sidebar del hotel —nombrado así en honor a una de las frases más memorables de Pretty Woman— es un elixir preparado con bourbon Buffalo Trace, Aperol y amaretto Luxardo. Tras un par de cocteles, diríjase al famoso restaurante CUT de Wolfgang Puck. Muy cerca se encuentra The Bazaar, del chef español José Andrés, donde los comensales pueden compartir rondas de chips de batata, yogurt de tamarindo y frituras de zanahoria estilo otomano, todo acompañado por una copa del mejor Rioja. Finalmente, en Maude, feudo gastronómico de Curtis Stone, presentador de la cadena de televisión Food Network, cada mes el menú gira alrededor de un solo ingrediente: almendras en mayo, aguacates en junio e higos y trufas durante el otoño.

Famosa por sus parques bien cuidados y jardines frondosos, Beverly Hills es ideal para una velada en pareja. Deje que el Beverly Wilshire organice un picnic y una visita a la asombrosa Greystone Mansion, famosa por sus hermosos jardines. También puede disfrutar de alguna de las presentaciones del Centro Wallis Annenberg para las Artes Escénicas, donde en breve tendrán lugar espectáculos como Twyla Tharp: 50th Anniversary Celebration y una producción de Guys and Dolls. Muy cerca, el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, mejor conocido como LACMA, celebra su aniversario 50 este año. El museo cuenta con la colección de arte más completa de la costa oeste estadounidense, e incluye desde piezas coreanas hasta obras de Pablo Picasso y Richard Serra, así como más de 120,000 objetos antigüos y actuales.

A Four Seasons Hotel Beverly Wilshire in Beverly Hills

Reservar ahora