Localizada en la orilla noroeste del lago Ontario, Toronto es la mayor ciudad de Canadá y es considerada como una de las más habitables del mundo.

Toronto, cuyos paisajes son tan diversos y multiculturales como su población, y cuya oferta cultural brinda todo el glamour de un destino global, pero de manera modesta y auténtica, es una ciudad fácil de disfrutar. Para hacer de su próximo viaje una experiencia inolvidable, le pedimos a Liloo Alim, chef concierge del Four Seasons Hotel Toronto que compartiera sus recomendaciones sobre lo mejor para ver y hacer en Toronto: desde los mejores sitios para apreciar el arte y la gastronomía de la ciudad, hasta consejos para visitar destinos como las famosas cataratas del Niágara o las Islas Toronto.

Hitos de altura

Basta llegar a Toronto para percatarse de una estructura futurística dominando el horizonte. Se trata de la Torre Nacional de Canadá, o simplemente Torre CN, una columna hexagonal de concreto interrumpida solamente por dos niveles circulares que funcionan como plataformas de observación, la cual ha sido nombrada como una de las siete maravillas del mundo moderno por la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles y es la estructura más alta en el hemisferio occidental. Utilice el ascensor de alta velocidad para subir al mirador (LookOut) y disfrute de espectaculares vistas desde el piso de cristal (Glass Floor) o la terraza al aire libre (Outdoor Sky Terrace). Una vez aquí, los visitantes más intrépidos pueden recorrer la pasarela circular (EdgeWalk) que, a 356 metros del piso, es la más alta del mundo. Treinta y tres pisos más arriba, se llega al SkyPod, cuya visibilidad se extiende por 160 kilómetros en un día despejado y desde el cual se aprecian las cataratas del Niágara y la ciudad de Rochester, en el estado de Nueva York. Desde la torre también podrá ubicar el Acuario de Canadá, operado por Ripley’s, que también es el zoológico marino bajo techo más grande del mundo, albergando más de 16 mil especies acuáticas y 100 exhibiciones interactivas que incluyen espectáculos submarinos, tanques para tocar a los animales y centro educativo.

Recorriendo vecindarios

Dedique unas cuantas horas durante su estancia a recorrer los vibrantes vecindarios de Kensington Market y Chinatown. En el primero, ordene un delicioso café en I Deal Coffee, empresa local especializada en granos orgánicos adquiridos a través del comercio justo, y disfrute la mañana explorando tiendas y galerías del área, muchas de las cuales son famosas por sus prendas y accesorios de antaño. Camine hacia Chinatown para almorzar un rico dim sum en Rol San o pruebe los dumplings fritos de Mother’s Dumplings. Cerca del Puerto Interior (Inner Harbour) se encuentra el histórico Distillery District, cuyos 47 edificios industriales de la era victoriana son una parada interesante. Los edificios, alguna vez conocidos como la Destilería Gooderham & Worts, han sido remodelados y transformados en boutiques, galerías, restaurantes, cafés y teatros de arte escénico.

Arte frente al lago

Cerca de allí, en el lago Ontario, Harbourfront Centre también ofrece gran actividad durante todo el año. Entre los eventos que se presentan en el complejo están World Stage (teatro avant-garde y danza), NextSteps (danza mundial) y el enormemente popular Festival Internacional de Autores. En cualquier época del año puede visitar The Power Plant, la galería pública más importante de Canadá, y admirar una colección de arte visual contemporáneo.

Four Seasons Hotel Toronto

Reservar ahora

Más allá de Toronto

Para conocer la herencia creativa de Canadá en su totalidad hay que salir de la ciudad y dirigirse rumbo a la Colección McMichael de Arte Canadiense, localizada en la villa de Kleinberg (a unos 40 minutos por auto desde el hotel). Presentando más de 13 exhibiciones de artistas canadienses —como los inuit, el famoso Grupo de los Siete y otros—, visitar la Colección McMichael, en el corazón del Valle del río Humber, es una experiencia cultural única. Pintorescos senderos recorren este paraíso natural de 40 hectáreas y se conectan con verdaderos tesoros visuales, incluyendo un jardín de esculturas.

Vino y cataratas

A menos de una hora del hotel se encuentra la Península del Niágara, ideal para dedicarle un día. Póngase un impermeable y admire la majestuosidad de las cataratas del Niágara abordo de un crucero o desde alguno de los miradores, como Queen Victoria Park, si prefiere no mojarse. Por la tarde, maneje unos cuantos minutos rumbo al norte hacia la pintoresca Niagara-on-the-Lake, una villa del siglo XIX conservada a la perfección y uno de los mejores destinos para degustar la gastronomía y los vinos de Canadá. Aquí encontrará boutiques, apacibles cafés y refinados restaurantes, así como aproximadamente 30 viñedos en los cuales podrá catar los mejores vinos de Ontario.

Cocina y cocteles innovadores

Un ejemplo de la ecléctica oferta culinaria de Toronto es Edulis, donde se puede disfrutar un festín de cocina rústica francesa y española cortesía del aventurero matrimonio formado por Michael Caballo y Tobey Nemeth. Aquí el menú cambia a diario (los más afortunados tendrán la oportunidad de probar el especial de ocho platos de trufas), pero los ingredientes fescos de temporada y el acogedor ambiente son cosa de todos los días. Después de cenar, diríjase al glamosoro d|bar del hotel y ordene alguno de los 350 vinos en la carta o una cerveza artesanal de barril en Café Boulud. El menú cuenta también con cocteles artesanales como el Yorkville Affair, que incluye ginebra de flores silvestres con pétalos de rosa, licor de saúco y arándano blanco.

De compras

Hospedarse en el corazón de Bloor-Yorkville significa que las mejores tiendas están, literalmente, a sus pies. Dessa, favorito entre los torontonianos por sus accesorios, se encuentra a unos cuantos pasos del hotel, mientras que marcas globales como Burberry, Prada, Chanel, Gucci, Louis Vuitton, Hermes, Tiffany & Co. y Cartier adornan la cercana Bloor Street. En la misma calle, el icónico almacén Holt Renfrew es famoso por impulsar el trabajo de jóvenes diseñadores canadienses, pero también incluye prendas de nombres ya establecidos como Alexander McQueen y Stella McCartney. También en Bloor Street se encuentra Harry Rosen, emporio del buen vestir masculino, el mejor sitio para hacerse de un traje a la medida, sea tradicional o más à la mode.

Un día perfecto

Comience en el Mercado St Lawrence, famoso por sus frutas y legumbres locales, antes de abordar el ferry hacia las Islas Toronto. Rente una bicicleta y pase la tarde explorando los múltiples senderos y puentes de la isla. Regrese a tierra firme justo a tiempo para disfrutar de una bebida al atardecer en la terraza frente al lago de Against the Grain Urban Tavern, antes de continuar rumbo a Little Italy (sobre College Street) o al más desenfrenado barrio de West Queen West, para cenar y seguir la fiesta ya entrada la noche.

Four Seasons Hotel Toronto

Reservar ahora