París, es la ciudad apaz de evocar romance y placer para todos los sentidos. Déjsese enamorar por sus imperdibles atracciones.

La Ciudad Luz, París, evoca romances, buena mesa y monumentos sin parangón, como la Torre Eiffel, el Arc de Triomphe, el Louvre, la Bastilla y muchos más. Toda la ciudad es un placer continuo para los sentidos, pero su corazón latiente es el Octavo Arrondissement, u octavo distrito, el orgullo de la Rive Droite del Sena, donde se encuentra el grandioso bulevar de la ciudad, Champs- Élysées , que vinculan el Arc de Triomphe con el vetusto obelisco de la Place de la Concorde. Muchos de los más exquisitos restaurantes, tiendas y proveedores para gourmets se encuentran aquí. También aquí está el Four Seasons Hotel George V París, que lleva el nombre de la opulenta avenida en que se asienta. He aquí una colección fotográfica de los mejores lugares cercanos.  

Avenida de los Champs-Élysées

Incontables ciudades del mundo entero han tratado de recrear sus propias versiones de este grandioso bulevar, pero los Champs-Élysées son únicos. El extremo más cercano al hotel George V, comenzando en el Arc de Triomphe, es un paraíso para quienes salen de compras en sus concurridas y bulliciosas tiendas con todo tipo de precios. A unas cuadras de distancia concluye el sector comercial y comienza el suntuoso bulevar bordeado de árboles brindando la sensación de un parque, hasta llegar a la Place de la Concorde. El obelisco ubicado aquí procede de Luxor, Egipto, y es la estructura creada por el hombre más antigua en todo París.

Arc de Triomphe

Mucho antes que la Torre Eiffel, éste fue el emblema de París; el mayor arco triunfal del mundo, mandado a hacer por el propio Napoleón. Ocupa un punto central en medio de una glorieta a la que desembocan 10 calles, incluida la famosa avenida de los Champs-Élysées. Si bien es un espectáculo contemplarlo desde cualquier ángulo, curiosamente pocos visitantes saben que pueden entrar y subir al Arco, desde el que se obtiene una vista de 360° con una perspectiva sin igual de los conductores que, cargados de adrenalina, tratan de habérselas con uno de los circuitos de tráfico más disfuncionales del mundo. Bajo el Arco se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido de Francia y su eterna flama.

Avenidas George V y Montaigne

Formando el “Triángulo de Oro” de los comercios parisinos, estas dos tranquilas calles que salen de los Champs-Élysées albergan las tiendas más ostentosas y apetecibles de París, y están a sólo unos cuantos pasos del hotel. Entre las establecidas en George V se encuentran Hermès, Jean-Paul Gaultier, Givenchy y la famosa Louis Vuitton, donde los aficionados a la marca hacen fila para adquirir la entrega limitada de nuevos bolsos. La avenida Montaigne es el hogar de Chanel, Dior, Thierry Mugler, Céline, Loewe, Dolce & Gabanna y la tienda principal de Yves Saint Laurent.

Four Seasons Hotel George V, Paris

Reservar ahora

Museo Jacquemart-André

Uno de los museos menos conocidos como también uno de los mejores, fue construido originalmente como una mansión privada en 1875. Sus propietarios y amantes del arte, Jacquemart-André, atesoraron una destacada y exquisita colección de arte de Europa y Oriente que incluye tejidos, alfombras, tapices, bustos, antigüedades y pinturas, incluso de Rembrandt y Rubens. Posteriormente la mansión fue donada al instituto de Francia como museo, que abrió al público en 1913.

Bateaux Mouches

Estas barcas son otro emblema parisino y han sido favoritas de los turistas desde siempre. Si nunca se ha subido a ellas, debería hacerlo. Hay tours de una hora por el río Seine según horario fijo, con salidas tan frecuentes como cada 30 minutos durante la temporada pico del verano. El ritmo sosegado de la navegación le ofrece un vistazo rápido de la ciudad y de su verdadero corazón: el río. Sólo desde el agua se pueden apreciar los artísticos e intrincados detalles de las estatuas y los numerosos puentes de la ciudad.

La Torre Eiffel

Pasando el puente del muelle Branly, a orillas de la Rive Gauche, se levanta la Torre Eiffel, a la que se llega tras una breve caminata de 15 minutos desde el hotel, paseo que permite apreciar la estructura más conocida de todo el planeta a medida que uno se acerca. Subir hasta a la plataforma de observación es algo obligado para todo aquel que no lo haya hecho nunca; junto con la visita a la Mona Lisa, son dos experiencias icónicas para todo turista que visite París.

Hédiard

Tienda de renombre mundial para gourmets, se distingue por su extensa selección de tés finos. Pero también posee prácticamente todo para tentar al amante de la buena comida, del buen vino y la champaña (incluyendo su propia marca de la espumosa bebida). Chocolates, pastas, carnes curadas, quesos e incluso fruta fresca de una perfección que parecería imposible, amén de una enorme selección de compotas, mermeladas y otras pastas gloriosas para untar. Al igual que Tiffany’s, Hédiard prepara distinguidos paquetes, fácilmente reconocibles, que convierten sus productos en perfectos regalos. No hay que ir lejos para satisfacer el apetito: está en la misma manzana del hotel.

 

Four Seasons Hotel George V, Paris

Reservar ahora